Curetaje dental

Curetaje dental

El curetaje dental consiste básicamente en un tratamiento para la eliminación de la placa bacteriana. Es diferente y va mucho más allá de una limpieza superficial de los dientes, y se lleva a cabo en los casos en que hay inflamación de encías a causa de una enfermedad periodontal.

Lo mismo que ocurre en otros casos de patologías dentales, la necesidad de realizar el curetaje puede evitarse mediante la prevención, es decir, con una higiene bucal adecuada.

  • La enfermedad periodontal

Este tipo de patologías dentales, normalmente la gingivitis y la periodontitis, afectan las estructuras que sirven de base a los dientes. Las piezas dentales se irán moviendo, a medida que se produce el efecto de la actuación de las bacterias.

Uno de los principales problemas derivados de las enfermedades periodontales es que los síntomas no serán visibles hasta que los daños en el diente ya sean importantes y la pieza puede ser irrecuperable.

  • ¿Para qué se lleva a cabo el curetaje?

El objetivo principal es la eliminación de las bacterias acumuladas por debajo de la línea de las encías. Estas bacterias son las responsables de la inflamación en dichas encías, avanzando hacia la raíz de las piezas dentales en lo que se llama bolsa periodontal.

¿Qué se pretende con el curetaje? Mediante un instrumento llamado cureta, se va raspando las raíces del diente y eliminando el sarro acumulado. Con ello se eliminarán las bacterias contenidas en la bolsa periodontal. A medida que se va eliminando el sarro en la superficie de la raíz del diente, se incrementan las posibilidades de que la pieza dental se vuelva a adherir a la encía.

En el supuesto de que la bolsa periodontal formada no sea de fácil acceso para realizar el curetaje, se puede llevar a cabo una cirugía periodontal con anestesia.

  • Efectos secundarios del curetaje

¿Existe dolor o alguna molestia después del curetaje? Todo dependerá de la profundidad que hayan adquirido las bolsas periodontales. En algunos casos, es posible que se incremente la sensibilidad dental, en función de los cambios de temperatura. Incluso se podría dar el sangrado de la encía.

En lo que respecta al cepillado e higiene dental, en los días inmediatamente siguientes al curetaje hay que tener cuidado y cepillar con delicadeza, pues se trata de zonas muy doloridas. Incluso puede plantearse la sustitución del cepillo de dientes para esos días por otro más suave.

  • ¿Cómo se realiza el curetaje?

Como hemos visto, las curetas son los instrumentos mediante los cuales se lleva a cabo el curetaje. Las curetas tienen características diferentes, según sea la zona que se va a tratar y su estado. No es igual la cureta utilizada para los dientes incisivos, para los premolares, molares, etc. Existen diferencias, no solo por el tamaño, sino también por el ángulo de actuación.

Suele iniciarse el curetaje con la aplicación de anestesia local. A continuación, se lleva a cabo el raspado dental y la retirada del sarro acumulado, accediendo a las bolsas periodontales y realizando la limpieza de las mimas. En el siguiente momento del proceso, se va alisando la raíz de la pieza dental.

  • ¿Cuál es la periodicidad del curetaje dental?

Iniciado el tratamiento, el especialista puede programar un programa de mantenimiento en función de cada paciente. Lo normal es que sea entre cinco y ocho meses. Las actuaciones se realizan en los dientes que lo necesiten, no es normal que se haga el curetaje en el conjunto de las piezas dentales.

Si se cumplen estos programas, y el mantenimiento se hace con regularidad, no habrá riesgo de piorrea y de enfermedades periodontales. Además, no será necesario que el paciente vuelva a someterse a un tratamiento periodontal completo.

Si estás interesado en conocer más detalles no dudes en llamarnos y pedir cita

 Contacto Clínica Dental Gómez-Larrotcha