Lo que debes saber sobre el cuidado de tu boca tras las vacaciones

Lo que debes saber sobre el cuidado de tu boca tras las vacaciones

Suele ser habitual que en verano descuidemos nuestros hábitos en lo que a cuidados dentales se refiere. A la vuelta de las vacaciones, las Clínicas Dentales se llenan de pacientes con las encías inflamadas, un empeoramiento de los problemas periodontales y otros trastornos similares. En vacaciones hay mayor tendencia a comer entre horas, no lavarse los dientes con la frecuencia habitual, y además consumir alimentos y productos con un mayor riesgo para nuestra salud bucodental. Es el caso de dulces, refrescos, grasas, tabaco, etc.

Hábitos para recuperar nuestra salud dental

• El momento de una visita al dentista. Uno de los mejores momentos del año para visitar al dentista es cuando retomamos nuestra actividad normal, después de las vacaciones. Nadie mejor que el especialista para valorar los posibles daños y efectos que el verano ha originado en nuestros dientes y encías, y las posibles acciones a llevar a cabo.

• Refrescos azucarados, bebidas alcohólicas, tabaco y dulces deberían ser eliminados de la dieta.

• Lo antes posible hay que volver al hábito de la higiene dental adecuada. Lo ideal es el cepillado tres veces cada día, después de cada comida y con especial atención al cepillado antes de irse a la cama.

• Tenemos que acostumbrarnos a tomar una buena cantidad de agua. Además de hidratarnos, producimos la saliva suficiente para limpiar nuestra boca de bacterias. Con ello reducimos y prevenimos la inflamación de las encías, así como el riesgo de las temidas caries.

• Lácteos y fibra. Los productos y alimentos lácteos aportan calcio para fortalecer el esmalte de nuestras piezas dentales, que puede haber sufrido un deterioro con los excesos durante las vacaciones. Por su parte, la fibra nos ayuda a regular el tránsito intestinal, a una mejor masticación y a tener la boca con mayor grado de limpieza.

Riesgos de la acumulación de sarro

El sarro se acumula en nuestros dientes, aunque mantengamos un cepillado diario. El sarro acumulado no solo tiene riesgos de una mala estética, sino que puede ser el origen de la aparición de algunas patologías y enfermedades dentales.

¿Qué es el sarro? En realidad, es el resultado de un proceso en el que la placa bacteriana existente en nuestra cavidad bucal se va mineralizando. A su vez, dicha placa bacteriana está formada por los restos de comida, mezclados con saliva y con las colonias de bacterias existentes.

El mayor riesgo de la acumulación de sarro es la aparición de caries y otras enfermedades periodontales, como es el caso de la periodontitis o la gingivitis. Las zonas donde más se acumula el sarro son las más cercanas a la salida de producción de saliva en las glándulas salivales, detrás de los dientes inferiores y superiores.

La eliminación de sarro

Después del verano puede ser el momento ideal para retirar las posibles acumulaciones de sarro y realizar una limpieza de boca. A estos procedimientos de eliminación del sarro, en lenguaje profesional se los denomina “tartrectomías”. No es necesario anestesia, porque este tipo de acciones de limpieza bucal no generan ningún dolor para el paciente. Además, no hay ningún tipo de desgaste del esmalte dental.

En el caso de que el sarro se haya formado debajo de los tejidos blandos que sirven de soporte a los dientes, el tratamiento es más complejo y se denomina curetaje. En este tratamiento sí es preciso la anestesia local, y consiste en un raspado y alisado radicular.

Siempre es mejor prevenir

La mejor forma de evitar la aparición de sarro es con un cepillado diario adecuado, utilizando colutorios y enjuagues bucales para eliminar las bacterias y con revisiones y limpiezas bucodentales, de forma periódica, llevadas a cabo en nuestra  Clínica dental.

Estaremos encantados de resolverte cualquier duda, llámanos o ven a visitarnos.

datos contacto clinica dental gomez larrotcha