Cómo elegir el mejor dentífrico

Cómo elegir el mejor dentífrico

Si tienes una boca sana y quieres prevenir la caries, con constancia en la limpieza y un poco de flúor lo conseguirás. Pero si tienes algún problema bucodental es conveniente usar productos específicos para erradicarlo.

Cada boca es un mundo y no todas tienen las mismas necesidades.

Hay que tener en cuenta en la higiene diaria los factores que te pueden influir, problema bucales (gingivitis, periodontitis, tinciones ocasionales…), edad, sensibilidad dentaria, etc..

Es importante saber a la hora de elegir un dentífrico que la concentración de flúor no debe estar por debajo de las 1.000 partículas por millón (ppm) pues no serviría de nada, sería como cepillarse los dientes sin pasta. Los dentífricos que existen en el mercado suelen llevar una concentración de flúor de 1.500 ppm.

Sin embargo, los dentífricos que los niños menores de 12 años deben de utilizar tienen que llevar una concentración mucho menor, ya que la mayoría de los niños no saben escupir correctamente el sobrante del dentífrico y se lo tragan.

Por lo tanto, cuando elijas una pasta de dientes tiene que ser específica para tu caso.

Estos son algunos ejemplos:

– Boca sana:

Para mantener una boca sana hay que ser constante en la limpieza tras las comidas con una pasta de dientes fluorada.

– Sensibilidad Dental:

Una persona con sensibilidad dental tiene que buscar dentífricos que en su composición lleve sustancias para sellar los poros de la dentina, para así evitar las molestias con el nervio del diente y reforzarlo.

Gingivitis:

En el caso de las inflamaciones bacterianas y sangrado de encías que provoca la gingivitis, se necesita un potente antiséptico como es el triclosán.

Periodontitis:

La periodontitis necesita una atención especial, como la clorhexidina y por supuesto acudir a tu dentista. La clorhexidina a altas concentraciones es curativa, pero se debe utilizar como máximo dos semanas para no manchar el esmalte. También es muy eficaz como desinfectante después de haber extraído algún diente.

Halitosis:

Para la halitosis hay pastas de dientes con fórmulas capaces de neutralizar los compuestos que provocan el mal aliento y así mantener la frescura más tiempo.

– Xerostomía o sequedad de boca:

Para combatir la xerostomía o sequedad de boca que muchas veces es provocada por el tabaco o la medicación, existen dentífricos que aumentan la hidratación de la mucosa y la protegen.

– Higiene dental para ortodoncia:

Hay pastas de dientes especiales para ortodoncia, que protegen el esmalte y alivian las encías.

– Dentífricos blanqueantes:

Hay muchos tipos de dentífricos blanqueantes, pero lo más aconsejable es acudir a tu dentista que es quien te aconsejará cual es la mejor opción.

– Pasta de dientes para niños:

A partir de los 2 años más o menos los niños pueden empezar a cepillarse los dientes con dentífricos específicos para su edad, y a partir de los 12 años ya pueden usar dentífricos de adultos.

Te recordamos que, si quieres tener una buena higiene bucal, lo más importante es la frecuencia y la técnica del cepillado después de cada comida, ya que, aunque uses un dentífrico específico para tu problema, si no se hace correctamente no te servirá para nada.