Maloclusión dental

La maloclusión dental

La maloclusión dental es un alineamiento incorrecto en la dentadura, que impide que los dientes superiores se ajusten con los inferiores. La consecuencia inmediata es que las piezas dentales no encajan bien al cerrar la boca, no se pueden masticar correctamente los alimentos y puede incluso llegar a dificultar el habla.
Las causas

Esta alineación defectuosa puede deberse a distintas causas:

  • Factor hereditario
  • Malos hábitos de alimentación
  • Mala higiene bucal
  • Carencia de vitaminas
  • Uso del biberón y chupete durante un tiempo excesivo

Señales y consecuencias de la maloclusión dental

Este tipo de mordidas defectuosas pueden originar muchos riesgos y complicaciones. Como hemos visto, los problemas funcionales son los más visibles, y los que primero aparecen, la alteración de las funciones normales de masticación y de articulación.

Otro tipo de alteraciones son las bucodentales: es el caso de la aceleración de desgaste del esmalte, las fracturas dentales, el riesgo de padecer hipersensibilidad, etc. También las consecuencias musculares pueden derivarse de la maloclusión, y además consecuencias de tipo estético.

A todas estas alteraciones hay que agregar, según últimos estudios realizados, modificaciones posturales y de equilibrio del cuerpo. Aunque no lo parezca, hay una relación entre la mordida inadecuada y el llamado control postural. La explicación a esta relación sería que los nervios que operan al masticar tienen influencia con las cervicales, los músculos que hacen posible la masticación y los que controlan nuestro equilibrio.

En síntesis, no poner la solución a tiempo en una maloclusión dental, puede provocar este tipo de problemas:

  • Un riesgo mayor de rotura de las piezas dentales. Al estar colocados los dientes de forma incorrecta, son más frágiles y vulnerables ante fracturas o daños en su estructura.
  • Mayores riesgos también de padecer enfermedad periodontal y las conocidas caries. Debido a la maloclusión, habrá algunos rincones de difícil acceso en la higiene bucodental diaria. Las bacterias se acumularán y aparecerán infecciones.
  • Como hemos visto, algunos problemas en las articulaciones.
  • La malformación de los dientes irá provocando el desgaste de los dientes, porque el paciente los apretará con fuerza, lo que puede dar lugar al bruxismo.
  • Apiñamiento dental causado por la mala alineación de los dientes. A su vez, este apiñamiento origina una mayor acumulación de restos de comida.
  • Problemas en la respiración, sobre todo por la noche.
  • Algunas maloclusiones pueden llegar a dificultar el habla.

Tratamiento

La maloclusión dental se corrige con la ortodoncia y, en casos más complejos, con la cirugía.

El tratamiento más utilizado para la corrección de este tipo de complicaciones es la ortodoncia. Con ella se puede conseguir la correcta alineación de los dientes, y además una correcta higiene bucal. Las personas que han tenido un tratamiento de ortodoncia, logran que el cepillado de sus dientes sea mucho más eficaz y evitan que se acumulen en su boca bacterias procedentes de enfermedades periodontales.

El tratamiento ideal, como vemos, se basa en la colocación de aparatos o brackets fijos o removibles, que corrigen la mala alineación de los dientes y consiguen una buena posición de la mandíbula.

Por todas estas razones, es evidente que cuanto antes se inicie el tratamiento, mucho mejor.

Se puede afirmar que son muchos los tratamientos de ortodoncia que solucionan los problemas derivados de la maloclusión dental. En Clínica Dental Gómez-Larrotcha adaptamos los tratamientos a cada problema, preferencia y/o necesidad, el paciente podrá optar a distintos tipos de ortodoncia.