Salud bucodental en la 3ª edad: atención y prevención

Salud bucodental en la 3ª edad: atención y prevención

El principal objetivo del examen bucodental a personas mayores de 65 años es para detectar precozmente los problemas de salud que puedan alterar su calidad de vida o dar lugar a situaciones de riesgo.

Las estructuras bucales sufren los efectos del envejecimiento igual que el resto del organismo, reflejando así las alteraciones de la edad.

Los cambios naturales de la edad con un buen estado de salud son:

– Los tejidos de soporte, conocidos como periodontales, sufren retracción de la superficie dentaria, viéndose los dientes “más largos”.

– Alteraciones del color de los dientes, son más oscuros, con tonalidades de amarillo, castaño o ceniza.

– Desvío e inclinación de los dientes provocados por las fuerzas de oclusión bucal.

– Sensibilidad, al haber retracción de la encía, quedan expuestas zonas que no están protegidas por el esmalte, como cuello de los dientes y raíces, dando lugar a una mayor propensión a sufrir hipersensibilidad dentinaria. En estos casos es recomendable usar dentífricos especiales y descartar lesiones como fracturas que pueden quedar enmascaradas.

– Sequedad bucal, en ocasiones por consumo de determinados medicamentos. Para prevenirla se aconseja aumentar consumo de líquidos no azucarados y también se pueden utilizar sprays o enjuagues bucales especialmente indicados en estos casos.

La Enfermedad Periodontal (piorrea) y la caries de cuello (causada principalmente por la sequedad bucal), son las patologías más frecuentes en pacientes geriátricos

Medidas de higiene bucal, técnicas de cepillado y cuidado de las prótesis:

Algunas personas con patologías que limitan el movimiento, pueden tener dificultad para cepillarse los dientes, siendo aconsejable utilizar cepillos eléctricos para facilitarla.

El uso de prótesis o dentaduras postizas requiere cuidados especiales y constantes, ya que aparte de su limpieza deben estar bien ajustadas al paladar y al suelo de la boca para no producir lesiones y poder cumplir correctamente tanto la función de masticación como fonación.

Ante cualquier herida en la boca que persista más de 15 días, hay que consultar con el especialista.

Independientemente de la edad, hay que mantener los dientes y encías saludables cepillándose por lo menos dos veces al día con una pasta de dientes y enjuague bucal con flúor, y utilizar el hilo dental diariamente.

Es importante visitar al odontólogo/estomatólogo de forma periódica para realizarse limpiezas profesionales y revisiones.